Cómo logran los negocios de restauración que les otorguen la valoración de cinco tenedores

Cuando regentas un restaurante o más todavía cuando piensas en abrir un negocio de este género desde cero, entre otras cosas a considerar y que merecen singular atención, está la tarea de determinar qué género de establecimiento deseas ofrecer ante tu público objetivo, en tanto que en base a la modalidad que escojas, van a cambiar multitud de elementos, como el nombre comercial, el tipo de local, su localización, sus dimensiones, la decoración, el tipo de trabajadores y como es natural, la financiación precisa, entre otros muchos aspectos.

Tener un restaurante con un estilo temático bien definido y un nivel de calidad claramente establecido te va a facilitar que puedas generar una cierta popularidad entre tu público objetivo. La primera base es definir el género de platos que vas a ofrecer, y partiendo de ello el tipo de cocinero que necesita tu negocio, como el perfil del resto de personal, tanto en lo que concierne a experiencia, como en lo referido a la capacitación.

Ahora te explicamos los distintos tipos de restaurantes en función a su rango, para que puedas analizar y catalogar el tuyo.

Qué condiciones mínimas son comunes a todas las clases de restaurantes

Todos los restaurantes tienen en común la exigencia y el compromiso de vigilar la calidad de su comida, su presentación y la higiene, como también de mantener una decoración, un estilo y un entorno convenientes a su concepto de negocio.

Cada restaurante, además y de forma particular, deberá encargarse de elaborar y preservar apropiadamente sus recetas, su elaboración y la disposición decorativa de sus platos. Aparte del trato afable y considerado hacia sus usuarios.

Es muy importante cuidar la limpieza general de todo el establecimiento, el conveniente funcionamiento de los servicios sanitarios, la presentación acertada y la capacitación de los trabajadores. Asimismo es necesario contar con las conformidades y autorizaciones reglamentarias para ofrecer un servicio intachable, tanto en lo referente al trato de sus clientes, como en lo que se refiere a la manipulación de los alimentos.

Restaurante de lujo clasificado con 5 tenedores

Los negocios gastronómicos de lujo destacan principalmente por el esmero y la especial calidad en el servicio y la atención que le prestan a sus clientes. Se ofrece una atención completamente personalizada, con innumerables gestos que halagarán al cliente y lo harán sentir como un verdadero rey.

Esta clase de negocios tiene que contar con un acceso independiente para consumidores y otra entrada diferente y exclusiva para los trabajadores. Asimismo procurará determinar distintos servicios que mejoren el bienestar del usuario, como un servicio de aparcacoches, una sala de espera o una zona del local donde se pueda esperar mesa para comer mientras que se pica algo tranquilamente, o incluso hasta teléfonos móviles disponibles para su uso, entre otras cosas.

El espacio del comedor debe ser muy agradable y debe tener una decoración elegante, ambientado en base a la temática del negocio en cuestión y con determinados aspectos lujosos, de la misma manera que su vajilla, cubertería, etc.. El personal debe de estar muy capacitado para ofrecer un servicio de calidad y debe conocer ampliamente los productos alimenticios que se sirven. Al mismo tiempo, deberá ser educado, servicial y concienzudamente aseado en lo que se refiere a higiene personal así como en lo que respecta a su indumentaria de trabajo, a la altura de un restaurante de lujo.

El aire acondicionado o la calefacción deberá estar a una temperatura conveniente. Los sanitarios deben situarse de manera independiente, han de ser amplios y deben destacar por su limpieza. El servicio de comidas ha de efectuarse de forma directa en la misma mesa, con platos que van a salir de la cocina mediante cubrefuentes o incluso preparándolos a la vista del cliente, según lo precise la situación.

El área de cocinas deberá disponer de su espacio para almacén, cámaras de refrigeración y el equipamiento preciso, y además, la maquinaria necesaria para su funcionamiento. Todo el staff, tanto el permanente como el de apoyo, va a tener a su disposición vestuarios separados y baños completos para el aseo personal.

La carta del negocio va a ser la mejor herramienta comercial y va a ofrecer una variedad de platos, categorizados y adaptados según sus tiempos pertinentes, entrantes, sopas, cremas, caldos, arroces, pastas y ensaladas, especialidades o sugerencias de la casa, carnes, pescados, postres, cafés, infusiones, etcétera, adaptados como es lógico al tipo de servicio que cada negocio ofrece. Tendrá también, una selección de bebidas alcohólicas en la que se incluirán los vinos, las cervezas y los licores disponibles.

Restaurante de primera (4 tenedores)

Esta clase de establecimientos gastronómicos, también conocidos como "Full Service", van a ofrecer una variedad de prestaciones según la categoría del negocio. La diferencia con el otro modelo es pequeña, aunque dispone de algo menos de lujos.

La carta mostrará entre cinco y siete tiempos de servicio, así como una selección limitada de licores. Como en el caso anterior, los platos que lo precisen, deberán salir de la cocina cubiertos o bien se finalizarán delante del cliente.

El conjunto de empleados, tanto el fijo como las contrataciones realizadas para las horas de mayor actividad, debe recetas para niños ir correctamente uniformado y contar con la preparación y conocimiento adecuado a su gama de productos.

Por lo general, se puede decir que los requerimientos mínimos que debe cumplir un establecimiento de primera categoría son prácticamente iguales a los requeridos a los restaurantes de gran lujo, son apenas unos cuantos aspectos los que los distinguen.

Restaurante de segunda con categoría de 3 tenedores

Este género de restaurantes se conocen además como "restaurantes turísticos". Podrán tener acceso independiente de entrada para sus clientes, aunque en su defecto va a poder ser utilizado el mismo acceso por el propio personal de servicio o para el suministro y recepción de mercancías por los proveedores. Aunque se recomienda que su uso se restrinja únicamente al horario en que no haya actividad en lo que se refiere a consumidores.

Su aforo será menor ya que el comedor debe tener una superficie conveniente a su espacio. Deben disponer de teléfono, climatización y su carta habrá de ser acorde a la especialidad del establecimiento, con un máximo de 6 tiempos.

Los muebles, manteles, cubertería, vajilla y cristalería serán de calidad. Los aseos de señoras y caballeros serán independientes y los dos tendrán agua tanto caliente como fría en sus aseos, siendo de exclusivo uso para los clientes.

La cocina debe contar con cámara refrigerada, zona de almacenamiento, bodega, fregadero, hornos, extractores de humo, equipamiento de calidad.

El equipo profesional contratado, tanto en sala como en cocina, llevará su uniforme apropiado. Además de esto, el máximo responsable de sala debería poder hablar, como mínimo, en 2 idiomas, francés e inglés.

Restaurante de tercera clasificado con 2 tenedores

La entrada